6 de septiembre de 2015

Invierno.

Días largos, noches que nunca acaban, o solo duran un segundo.
Invierno, no quiero ver tu fin, quédate otra estación más.
Ya no sale mi voz, me he quedado en silencio.
Mis manos tiemblan, mi piel esta tensa.
Los ojos se llenan de lágrimas pero no lloro, 
no quiero,
no puedo, 
no es justo.
Invierno no te vayas, 
invierno quédate conmigo.
Suspiros y rabia concentrada en mis palabras, en mi cabeza.
Me pierdes, te pierdo.
No quiero decirte adiós,
no ahora, no en este momento.
Invierno abrázame.
Invierno no me digas adiós.


8 de abril de 2015

N O S

Nos mirábamos.
Nos mirábamos y no sabíamos que decir.
Nuestros ojos se perdían en la mirada del otro, 
en esa profundidad.
Nos mirábamos buscando algo, 
un qué, un por qué, ¿qué escondes?
Nadie abrió la boca en aquella habitación blanca.
Nos mirábamos, cara a cara,
 lo decíamos todo y a la vez nada.
Las cartas estaban sobre la mesa.
Nos mirábamos.
Nos perdíamos.
Nos encontrábamos.
Nos amábamos.

#Sandra MG.


10 de marzo de 2015

Arder

Búscame en el silencio de tu mirada.
Quiero ser aire, polvo del olvido.
Me muevo al compás del viento.
Quiero ser transparente, como el agua que se refleja en tus ojos. 
Acaríciame, las llamas recorren mi cuerpo desnudo.
Quiero ser el susurro que se escapa de entre tus labios, música que atraviesa mi ser.
Llámame por mi nombre y di todo lo que un día callaste, solo tus manos son testigos de esa combustión de sentimientos enfrentados bajo mi piel.
#Sandra MG


9 de noviembre de 2014

Volveré dijo, y volvió

Las agujas del reloj corren rápidas y a la vez lentas y no se paran y chocan y se rozan, quieren estar juntas y a la vez separadas.
Otra vez vuelve, no me deja en paz. Tranquilidad, eso es lo que quiero, lo que busco sin cesar y no encuentro.
Romper con el mundo porque ya no creo en él, en nadie, ni en mi misma. No, es cierto, nunca creí en mi persona. Mirarse en el espejo y ¿qué ver? Nada. Nadie. Un puñado de células puestas de alguna forma, huesos y hormonas. 
Las agujas del reloj siguen su curso, el tiempo pasa, ese gran preciado invento. Y pobre a la vez, porque nadie lo valora, ni quieren hacerlo. Te quejas de que el tiempo pasa deprisa o lento, pero no muestras interés en aprovecharlo. No somos conscientes de lo que tenemos, de lo que poseemos. Mira a tu alrededor, ¿qué ves? Somos ciegos de corazón, incluso de alma. No entiendas mis palabras, son caprichosas, inocentes, pero fuertes a la vez. ¿Me escuchas? Mi voz no es más que un susurro en el aire, ese aire que más que oxígeno para respirar, me ahoga.
Estoy sola, me siento sola en este abismo frío y vacío. Nadie escucha mis gritos, pues son mas que silencio.

-Sandra MG-

[Vuelvo a las andadas]