28 de febrero de 2011

Oportunidades

No, no será fácil, lo sé. Pero escúchame tan solo unos segundos. Cierra los ojos, visualiza todo lo que hemos pasado juntos, tú y yo, y nadie más. Respira hondo, despacio. Ahora imagina, por un momento, todo lo que podríamos llegar a hacer, lo que podríamos llegar a ser.
Imagina tu mano y la mía, entrelazadas, mientras damos un paseo por la playa, al atardecer. Y como dos locos enamorados, correr hacia el agua, y sumergirnos. Una tarde lluviosa, una película que me hiciera llorar. Imagina un diluvio, en la noche, mientras volvemos a casa en moto. Imagina cómo sería visitar París a mi lado. Imagínate oír mi voz susurrándote “te quiero” todos los días. Imagina cien mil millones más de locúras, de borracheras, de días que irremediablemente terminan siendo inolvidables, de celos; noches en vela a mí lado, miles de besos en el cuello bajo la manta, jurarnos amor eterno una y otra vez, abrazos llenos sentimientos, un verano juntos, ataques de amor, explorar cada rincón de la felicidad.
Todo lo que hemos pasado juntos, sabes que e hecho miles de cosas por tí, por mí, y porque todo esto siguiera a delante.
No te estoy pidiendo una nueva oportunidad, yo lo que quiero es continuar con la primera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario