19 de abril de 2011

Y su olor se quedó impregnado en mi para siempre


Pongo el reproductor de música en aleatorio. Escucho muy atentamente cada una de las canciones que suenan. Tienen que ver con mi estado de animo, será cosa del destino o no. 
Camino lentamente mirando el suelo, lo hago desde hace mucho tiempo, pero no recuerdo desde cuando exactamente. De repente comienzan a dibujarse pequeños puntitos en el suelo, y como unos aparecen otros desaparecen. Ahora hay cada vez más y más. Miro al cielo, pequeñas gotitas  mojan mi cara, no se por qué pero sonrío. Me da igual todo lo que pasa a mi alrededor, solo quiero dejarme llevar por el momento... solo quiero ser feliz. Corro, como nunca antes lo había hecho, y me siento libre, y siento que puedo volar, que puedo conseguirlo todo, que por una vez no tengo miedo a tropezar y caer, que me da igual si me mojo el pelo y la ropa la lleve empapada. Que importa si me comporto como una inmadura y una niña pequeña? Hay algo en mí que no puede evitarlo. Y allí, al final de la calle esta él. Y corro más deprisa y lo abrazo, y no quiero soltarlo nunca, y quiero que se pare el tiempo, y mi corazón va a mil por hora, y no me importa nada más. Me quedo así abrazada a él, impregnada de su olor.



2 comentarios:

  1. ohh.. jajaj buena entrada :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Tienes un blog muy chulo, me encanta, paate por el mío si quieres http://nicolewildes.blogspot.com/ ! te sigo^^

    ResponderEliminar