28 de julio de 2011

Los pequeños detalles que te hacen sonreír

Se levantó como un día cualquiera, y miró por la ventana. Era ya entrada la mañana. Desde el día de antes no se encontraba del todo bien. Por la noche se había acostado con una extraña sensación y aunque había dormido toda la noche, tenía la impresión de no haber descansado nada.

El día siguió su curso, pero ella estaba en otro sitio, y no sabía en donde exactamente. Decidió tomarse un baño para relajarse y despejarse. 
Al caer la tarde quedó con unos amigos para distraerse, pero él se percató de que algo no estaba bien en ella y se sentó a su lado en aquel parque.
-No se por qué pero creo que los chistes de Cárlos no te hacen mucha gracia ¿cierto?
-¿Qué?... ¿Perdona?...
-Estas perdida hoy. ¿Se puede saber en qué piensas?
-La verdad no lo sé. Serán tonterías mías pero llevo así desde ayer.
-Te equivocas. No son tonterías, nadie como tú pierde esa sonrisa permanente de un día para otro. Además no es la primera vez que te pasa... ¿o me equivoco? Anda alegra esa cara, me gusta ver tu sonrisa.
Extrañamente, ella sonrió. Las palabras de él había hecho que sus problemas parecieran insignificantes.
-Así me gusta.- Él también le dedicó una sonrisa.
-Tienes razón aun que no es tan sencillo dejar los problemas de lado ¿sabes?
-Una vez más te equivocas. Es fácil. Solo tienes que fijarte en los pequeños detalles de la vida. Mira por ejemplo ese pipote inclinado, a mí me recuerda a la Torre de Pissa. Es divertido caminar por la calle e ir fijándote en cada cosa, cada detalle. ¿Nunca te has parado a mirar las nubes? ¿Nunca has jugado a imaginar formas en ellas?
Lo único que podía hacer en ese momento era sonreir y seguir escuchándolo e imaginar ella también. Y por un instante se olvidaron de todo lo de alrededor. Por fin  ella pudo dar de lado por un  instante a sus temores, y junto a él empezó a sentirse bien consigo misma. Pero una voz los despertó. 
- ¡Hey Chicos! ¿Venid o qué?
Y no pudieron más que reírse de ellos mismos y salir corriendo a vivir, a sentir, y a disfrutar de los pequeños placeres de la vida juntos.


20 de julio de 2011

dreamland

Escribir con la mirada un mundo de palabras que no salen de mi boca porque ya no tiene voz. La impotencia de querer gritar y quedarte en el silencio no es más que la simple rutina de mi día a día. Que más da si no tiene sentido, ya nada lo tiene. Quizás todo sea solo un sueño del que algún día despierte.Y sí, todo cambiará. Lo prometo.

Profile Graphics, Page Graphics, Tumblr Graphics

Bloggers! Me gustaría que os pasarais por aquí: http://diezdeabrildeldosmilonce.blogspot.com/ es de una amiga con la que comparto este blog. Acaba de empezar hace unos días y bueno escribe unos textos muy bonitos y me imagino que os encantará. 
Muchas gracias y besitos!

19 de julio de 2011

-Tú no lo entiendes.. yo te quiero.

Tal vez no quieras saberlo, o tal vez sí. Pero yo lo único que quería decirte es que tú eres la razón por la cual todas las mañanas me levanto




15 de julio de 2011

A red rose

No se que has visto en mí. No soy el tipo de chica perfecta. Físicamente no soy muy alta, ni tampoco muy guapa. Tengo manías, miedos y sobre todo defectos. Desde pequeña duermo con peluches, y sí, me puedes llamar infantil. Soy muy despistada, siempre olvido algo cuando me voy de viaje, pero te puedo asegurar que nunca olvido un día importante. Muchas veces llego tarde a las citas, pero te prometo que nunca olvidarás cada segundo a mi lado. Soy muy perfeccionista y cabezota, seguro que más de una vez me darás la razón solo para hacerme callar. Lo que puedo prometerte es que no te aburrirás conmigo, te volveré loco y querrás salir corriendo de lo pesada que me pongo a veces. Que cuando quiero puedo llegar a ser muy divertida y nunca quitarás esa sonrisa de alegría de tu cara cuando estés conmigo. A veces no estaré de humor, y otras estaré en las nubes, no me lo tomes en cuenta soy así y ya sabes que las personas no cambian de la noche a la mañana, eso sí, escribiré tu nombre en la arena todos los veranos, y dejaré que el mar lo borre. Y aún así, sigo buscado una respuesta a esa pregunta... ¿Qué has visto en  mí?