14 de septiembre de 2011

Non-free

Miedos, realidad, manías, prejuicios... Que si tropezaba y me caía pues me volvía a levantar. Que si por la noche me daba miedo la oscuridad, encendía la lamparita y abrazaba muy fuerte a mi osito. Cuando me quedaba sola en casa cerraba el pestillo y me ponía a ver una película. Si volvía tarde a casa y las luces de mi calle estaban apagadas corría con todas mis fuerzas para llegar antes. El silencio me daba miedo y para dormir tenía que escuchar las voces de mis padres hablando o la televisión. 
Ahora he crecido, ya no me preocupan esas cosas, antes me paro a razonar y pienso que son cosas de niños pequeños. He aprendido y sobre todo me he dado cuenta de que tengo peores miedos a los que no se como hacer frente, y tal vez, solo tal vez sea que el problema esta en que no soy una persona muy transparente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario