13 de diciembre de 2011

Deberes para hoy: quererme.

Vete acostumbrando a que te llame de todas las maneras posibles menos por tu nombre. Vete acostumbrando a mis abrazos repentinos, a mis sonrisas sin razón, a que un día te necesite cerca y otro lejos. Vete acostumbrando a esas tardes de sábado en tu casa, a escaparnos sin dar explicaciones, a esos besos por las esquinas. Vete acostumbrando también a que te agobie con mis exámenes, a que me sienta en la obligación de escribirte cada día esto o simplemente un sms diciéndote lo mucho que te extraño. Vete acostumbrando a que tenga la necesidad de saber como te sientes y ha hacerme la despistada cuando mis padres estén cerca y esté hablando contigo. Vete acostumbrando a echarme de menos y a morirte cada día por verme. Ya puestos yo me acostumbraré a tus cosquillas, a tus explicaciones, a tus mensajes sin venir a cuento, a tu infinidad de "te quieros" al día, ha soñarte todas las noches, ha hacerme un hueco en tu vida, ha echarte de menos, ha querer besarte a cada momento, a que tu cuarto sea mi rincón preferido en el mundo, ha escondernos por calles desconocidas, a que me abraces cuando sienta frío, a que me deses "dulces sueños", a que me llames princesa, amor, mi vida...
Tú te acostumbrarás a quererme y yo a quererte a ti, y ese será el trato, ¿prometido?




7 de diciembre de 2011

-¿Eres feliz? +Solo si tú lo eres.

 Ojalá fuera tan fácil como respirar, como dejarse llevar y bailar, como cantar en la ducha, como escribir miles y millones de "Te quiero" en un papel junto con miles y millones de corazones. 
 Y es que ser feliz es eso.