20 de enero de 2012

ÉL, ELLa, una sola persona.

Ella. Cálida. Tranquila. Tierna. Dulce. Frágil. Su piel desnuda sobre aquellas sábanas de seda blanca. Sus brazos, ligeramente cruzados bajo su rostro sonrosado, un poco de rímel en las pestañas de esos ojos que ahora están delicadamente cerrados y su pelo largo cae cuidadosamente por su cara.  Media sonrisa sobresale por encima de sus manos. Lo siente, a él. Siente la calidez de sus dedos, que recorren suavemente su espalda desnuda, cada centímetro, cada rincón, cada terminación nerviosa cobra vida. Un camino de besos. Una mezcla de olores. Se siente bien. Se siente segura. Y poco a poco, esos dos cuerpos se convierten en un solo, perdidos por aquellas sábanas blancas.


1 comentario:

  1. que me ha gustado esta entrada, el amor es algo completamente unico

    besitos

    ResponderEliminar