26 de febrero de 2012

L.

Es precioso escuchar como se aceleran los latidos de tu corazón cada vez que me acerco a ti y me apoyo en ese huequecito que hay en tu pecho, ese que se adapta perfectamente a mi. Sonará un poco egocéntrico por mi parte, lo sé, pero ahora no me importa. Solo sé que a lo mejor no seré la única, y que en realidad no esté hecho para mí, pero tengo que confesar algo, y es que aquella vez que volví ha acercarme a ti como de costumbre, me dijiste "Es solamente tuyo, ¿lo sabias?" Y te prometo que en ese momento grabé tu nombre en el mio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario