11 de abril de 2012

Inhumanos



 Quieres que suene de forma suave, que sea fácil de tragar, que no duela. Hablar de manera indirecta y que lleguen a convertirse las palabras en una flecha que te atraviesa el cuerpo entero. Haces como que no lo sientes, que no lo entiendes... que es algo más. Sin embargo la mente es más poderosa y va más allá de los confines de las simples palabras. Probablemente nadie lo entienda, y casi que lo prefiero así, lo preferimos así, simple y transparente. Daros cuenta. Abrid los ojos. Estoy aquí, no soy invisible. Soy persona y siento, escucho, veo. Lástima que vosotros estéis ciegos de razón y alma. Y a lo mejor yo también. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario